Hacer, marcar y sostener la diferencia (Columna de Opinión)

0
125

Hacer, marcar y sostener la diferencia (Columna de Opinión de Denis Fabricatore)

Independiente se quedó con el triunfo en el partido que todos querían ganar después del traspié en la Suruga Bank. Esta vez, con un equipo mucho más difícil enfrente, como el Inter, y un trofeo con mucho más prestigio, como la Recopa Sudamericana, el equipo deberá trató de comenzar a hacer valer su jerarquía en el semestre más internacional de los últimos 15 años.

En el partido del miércoles hubo una buena imagen de ambos conjuntos, ya que tanto Independiente como Inter son equipos que tratan de jugar al fútbol cuando encuentran un espacio. Una muestra clara de esto fue el gol de los brasileños, que con un gran contragolpe pusieron el 1-0 parcial. Al margen del oportunismo y la voluntad, el Rojo no se quedó atrás e impuso su juego, llegando cada vez más al arco defendido por Muriel hasta encontrar el cabezazo de Maxi Velázquez y el tiro libre de Marco Pérez para dar vuelta la historia.

En números, la diferencia es de sólo un gol, y en ese sentido, se puede decir que el equipo cumplió con el objetivo máximo: ganar. Vencer al rival es importante al marcar esa superioridad en rendimiento, fútbol y goles, algo que supo hacer Independiente. Pero todos se preguntan si esa ventaja alcanzará para el partido revancha que se jugará en menos de dos semanas en Brasil.

El principal propósito, ahora, es sostener la diferencia conseguida en Avellaneda, y fundamentalmente, hacer que sea suficiente. Teniendo en cuenta los antecedentes del equipo, hay motivos para esperanzarse y para preocuparse, pero las estadísticas no importan en partidos de esta trascendencia.

Estará en manos de Antonio Mohamed el hacer valer el prestigio del club y del grupo de trabajo, con planteos inteligentes que sean acordes a la historia y a la situación. Los jugadores y los hinchas también aportarán lo suyo. El trabajo en conjunto, siempre y cuando esté bien hecho, seguramente le traerá a Independiente más alegrías que frustraciones, tomando la debida distancia del resto y marcando la diferencia futbolística.

DEJA UNA RESPUESTA