¡Independiente campeón de la Copa Sudamericana!

2
2803

En una muestra de carácter histórica, Independiente igualó 1-1 con Flamengo y se coronó campeón de la Copa Sudamericana 2017 en el Maracaná. Lucas Paquetá puso el 1-0 para el local y Ezequiel Barco, de penal, anotó el empate. El Rojo volvió a gritar campeón en Brasil tras imponerse 3-2 en el global y alzó su 17º título internacional.

Y si algo le faltaba al año de Ariel Holan era cerrarlo de esta manera. Dando una vuelta olímpica y emocionando a todo el pueblo rojo con sus palabras post partido. A pesar que algunos se preguntaban por qué hizo los cambios que hizo para la vuelta. Dieron resultado y jugaron un partidazo.

El comienzo fue un tanto predecible. Flamengo intentó llevarse por delante a su rival con el apoyo de su hinchada pero se encontró con un rival bien parado que, si bien lo complicó en el juego aéreo, no lo pudo vulnerar hasta los 29 minutos del primer tiempo. Y en otra pelota parada: centro al segundo palo, la bajaron al medio y Lucas Paquetá marcó el 1-0.

Pero en la adversidad, el Rojo sacó a relucir su chapa. Ya sin Martín Benítez -salió lesionado-, Fabricio Bustos habilitó a Maximiliano Meza, quien fue derribado adentro del área. Wilmar Roldán, con asistencia del VAR, cobró penal y Barco lo cambió por gol. 1-1 en 39′ del primer tiempo.

En el complemento el local bajó la intensidad, su gente dejó de empujar y fue ahí cuando el Rojo pudo ganarlo en los pies de Emmanuel Gigliotti. Sobre todo en la corrida del Puma que definió por encima del arquero y Juan se la sacó en la línea, justo cuando llegaba Barco para empujarla.

Flamengo arremetió en los últimos minutos y sobre el final, ni Diego ni Réver pudieron darle la victoria al conjunto brasileño. Ya sin tiempo por jugar, el juez pitó el final y, gracias a la diferencia que obtuvo en Avellaneda, el Rojo volvió a gritar “campeón” luego de siete interminables años.

Sí, el Rey de Copas lo hizo de nuevo. De visitante y en el Maracaná, como en 1995. Una vuelta olímpica para demostrar que estamos de vuelta. Que se podía pese a los permanentes hostigamientos que sufrió el hincha y la delegación que viajó a Río de Janeiro para vivir una fiesta. Se pudo. Porque somos el Rey de Copas y como tales, tenemos derecho a seguir festejando. ¡Salud, Independiente!

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here