Puntajes Rojos vs. Defensa y Justicia

6
1113
Club Atlético Independiente

Martín Campaña (5.5): hasta el gol, siempre respondió cuando lo exigieron. En el tanto del visitante tuvo responsabilidad y la defensa tampoco lo ayudó.

Fabricio Bustos (3): desde que volvió de la gira con la Selección disminuyó su rendimiento. No ofrece garantías en defensa ni desnivela en ataque. Hoy estuvo en la misma sintonía y fue amonestado.

Alan Franco (7): el más regular a lo largo de los 90 minutos. Hace rato demuestra que es el mejor de la defensa y hoy, en varias ocasiones, salvó a sus compañeros de errores groseros.

Fernando Amorebieta (6.5): de menor a mayor. Un arranque dubitativo que le costó una amarilla pero con el correr de los minutos se acomodó, metió y ganó por arriba.

Gastón Silva (4): otro flojo partido del charrúa. Hoy casi nunca pasó al ataque, estuvo muy impreciso en las pelotas paradas y defensivamente perdió más de las que ganó.

Diego Rodríguez (5): mostró el sacrificio de siempre pero no estuvo preciso en la distribución. En el segundo tiempo entró en el desconcierto general y el equipo lo sintió.

Juan Sánchez Miño (6): en los pies de él estuvieron las dos aproximaciones más claras del Rojo en la primera mitad. Ambas fueron remates de afuera del área y muy desviadas. Al contrario de los partidos anteriores, su mejor versión se vio como doble cinco y no como lateral izquierdo.

Silvio Romero (4): no pesó en ataque porque no generó peligro, de espaldas decidió mal y no tuvo chances de cara al arco. Se nota que no es un extremo para ayudar a Bustos a la hora de marcar y el juvenil lo siente.

Maximiliano Meza (5): después del desgarro le está costando reencontrarse con su nivel. Hoy solo mostró algunos chispazos de su fútbol pero no fueron suficientes. Faltó conexión, sobre todo, con Benítez.

Martín Benítez (5.5): el único que demostró en el primer tiempo que se podía sacar a más de un jugador de encima. Rápido y desequilibrante. En el complemento se estacionó entre los centrales y participó poco del juego.

Emmanuel Gigliotti (4): defensivamente intentó exigir a los defensores rivales en las salidas. Ofensivamente no tuvo peso: no pateó al arco, no se generó sus chances y sus compañeros no lo abastecieron.

Jonathan Menéndez (4): la llegada más clara del complemento estuvo en sus pies pero definió muy desviado. Después no pudo desnivelar más por su sector si bien fue por el lado que más se buscó.

Fernando Gaibor (3.5): entró con un panorama adverso y nunca pudo revertir la pálida imagen del equipo. Tampoco supo ser la manija y erró más de lo que acertó. Sólo se destacaron sus ejecuciones de pelota parada.

Nicolás Figal (4): ingresó por un desconcertado Bustos pero no supo darle al entrenador ni la seguridad por el andarivel derecho ni la sorpresa para atacar por el mismo sector.

6 Comentarios

  1. Basta los refuerzos una cagada vinieron a robar Holan que me voy que me quedo se tendría que aver ido el mejor 9que tenemos es Campaña todos los jugadores que son citados a la celebración de su país de la creen y después pasa esto acuérdense de la avispa Velázquez antes del llamado a la selección era imparable después donde término con Busto está pasando los mismo campaña igual basta que se pongan las pilas y se dejen de boludiar

  2. Estoy de acuerdo con Eduardo Salleras y me extraña sobremanera que un equipo, habiendo vendido a dos jugadores importantes, Tagliafico y Barco, haya cambiado tanto la forma de jugar. Quiero decir que si bien se han ido jugadores importantes la forma de juego ahora es paupérrima. Los defensores se la pasan entre ellos y no hay ninguno que venga a buscarla para poder generar peligro hacia el arco contrario. El único que por ahora veo tratando de hacerlo es Benítez porque Meza está bajo. Y mejor no digamos nada de Campaña, porque si bien salvó unos cuantos partidos, por él perdimos tres.
    Esperemos que vuelvan a encontrar el volumen de juego que supieron tener.

  3. El partido de ayer deja la sensación de un final de ciclo. El equipo es una sombra de lo que fue, parece entregado, no se sabe a qué quiere jugar, los rendimientos individuales bajaron asombrosamente, a todos parece chuparles un huevo perder el quinto partido de local y el técnico se la pasa boludeando “que me quedo, que me voy”. Nos hizo dilapidar una fortuna en refuerzos que no son los que necesitaba Independiente. Viendo las cosas con perspectiva, lo mejor hubiera sido que Holan se fuera a fin de año tras ganar la Sudamericana. A partir de ahí no hizo más que cagadas. Evidentemente Kohan tenía mucho que ver en el buen nivel del equipo en ese entonces. El ego personal de nuestro DT y su ambición económica cagaron la cosa.

    • Y también contra Estudiantes. Nadie duda de que Campaña es un buen arquero. Pero lo cierto es que en lo poco que va del año perdimos tres partidos de locales por goles que se hizo Campaña. Yo creo que el problema es del bocho. Creo que hay una gran confusión en todo el plantel, que afecta los rendimientos individuales.

  4. Independiente vendió muy bien, eso es mérito del técnico que les dio valor a los jugadores. Pero también compró muy mal y caro, esa es responsabilidad del técnico. Gaibor parece no tener ganas de jugar, Silvio Romero no es para el juego de Holan, los dos más baratos: Menéndez y Braian Romero parecen livianitos para vestir la casaca roja. Y por último, de los dos regalados: Britez(?) y Veron es lejos el mejor. Pero también es cierto que, en general, el equipo juega mal. Armamos un juego ofensivo que no hace goles ni crea opciones y atrás es un tembladeral, a pesar de tener rendimientos individuales aceptables en la zaga. De tanto que compramos no trajimos un armador, uno que sepa hacer la pausa, uno que piense. Compramos muchos jugadores en el mismo puesto. A nuestros delanteros les pasa la pelota entre las piernas, le pifian a la pelota, erran en el salto a cabecear… Nos hemos transformado en un equipo previsible y nos quedamos plantados ahí, no buscamos o no sale, un cambio.
    Estamos complicados para cumplir todas las metas que no propusimos y son varias. Dejamos atrás una frustración con Gremio, está muy difícil seguir en la Libertadores como clasificar para la próxima, especialmente porque el equipo viene jugando mal desde el verano y cada vez peor. Que nos quede como objetivo ir a recaudar a Japón, es tristísimo.
    ¿Qué se hizo mal? Repasemos desde aquel gran triunfo ante Flamengo, el clima se enrareció en todos los niveles del club: Holan versus Cohan; Erviti… ; Moyano Gate; pedofilia roja; referatos raros; jugadores lesionados… ¿Está virtualmente acéfalo el club hacia afuera? ¿Nos equivocamos de socios en la AFA?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here