No puede ganar

0

Independiente jugó como local ante Villa San Carlos, empató 0 a 0, sigue sin poder recuperarse y llegó a siete partidos sin conocer la victoria. En el primer tiempo, el conjunto de Omar De Felippe tuvo la iniciativa, pero no logró lastimar al equipo visitante. En el complemento, el Rojo fue a buscar el partido con más agresividad y cuando estuvo cerca de convertir, se encontró con un Gastón Sessa inspirado, que se atajó todo.

Definitivamente el 2014 no es el año de Independiente, o al menos los partidos que lleva jugados en esta segunda mitad del campeonato (sumado a los amistosos de verano), dejan en claro que el Rojo ya no es el mismo equipo que se encaminaba al ascenso. Ante el último de la tabla, como local, no pudo conseguir una victoria que era necesaria para despejar dudas y empezar a enderezar el camino.

En un primer tiempo parejo, la visita sorprendió en los primeros minutos con una presión alta e intentando lastimar en la primer chance que surgiera. Con el paso de los minutos, Independiente se fue acomodando y comenzó a dominar el juego. Federico Mancuello por izquierda, era la clave de ataque para los de De Felippe, ya que Daniel Montenegro y Matías Pisano, tal como viene ocurriendo en los últimos partidos, parecían no estar muy inspirados.

Las chances más claras fueron un cabezazo de Cristian Tula que Sessa despejó al córner, un remate de media distancia de Mancuello que contuvo el arquero y un tiro de zurda de Gabriel Vallés que pasó cerca del primer palo. En el complemento, el Rojo salió con más decisión a buscar la victoria, pero sin ideas. Demasiada paciencia en el técnico para realizar los cambios y falta de entrega de la gran mayoría de los jugadores. Sessa se fue convirtiendo en figura y en tiempo de descuento, le ahogó la victoria a Federico Insúa, cuándo le descolgó un tiro libre que tenía destino de ángulo.

Incertidumbre y preocupación es lo que genera ver a Independiente dentro del campo de juego. El funcionamiento del equipo no es bueno, hay varios jugadores con una evidente falta de actitud y otros con un nivel muy bajo. Al parecer, los problemas instituciones del club también entran a la cancha. Son 7 partidos sin conseguir una victoria, la gente comienza a ponerse impaciente y es lo correcto. Todavía sigue conservando el tercer puesto en la tabla de posiciones, aunque está cada vez más lejos de asegurar el ascenso. En la próxima fecha, el Rojo visitará a Sarmiento de Junín. De una vez por todas: ¿podrá volver a la victoria?